Don Ángel Cassanello

DSCN4738[1]
Edificio Cassanello – Primer edificio de la Ciudad de Santa Fe (Esquina Calle San Luis y Gdor. Crespo)
Si nos permitimos recordar algunos nombres de los Hermanos que formaron parte de la Masonería en Santa Fe a lo largo de su historia, y su búsqueda del Progreso, la Igualdad, la Ciencia a través de diferentes formas, desde la actividad privada podemos recaer, entre otros tantos, en Ángel Cassanello.

Nacido en la Génova de Mazzini y Garibaldi, decidió dejar su país natal para desembarcar en Buenos Aires en el año 1879. Más tarde, en 1890, culminaría en el entonces Puerto de Colastiné, donde desarrollaría sus actividades durante 20 años.

Junto con otros dignos compañeros, se inicia en los trabajos de la exportación; allí se abre camino y ve premiado sus esfuerzos. Estibaje, fletamiento de barcos, comercio de cabotaje, explotación de arena, habilitación de varaderos y remolques; fueron algunas de las actividades que desenvolvió con claro criterio y capacidad de trabajo.

En el año 1910, terminado el nuevo Puerto de Santa Fe – ubicado en el corazón de la ciudad – decide radicarse aquí para desempeñar la Dirección de la flamante institución. Ya en su nueva función, autorizó a los trabajadores portuarios provenientes de Colastiné, a instalar sus viviendas en el terraplén construido a buen resguardo de las crecientes del río.

Con una visión ejemplar, Don Ángel designó encargado del terraplén a un señor llamado Protasio Luis Servín y le encargó distribuir a las familias de trabajadores lotes de 15 metros de ancho por cincuenta de largo. Así fue como comenzó la historia del barrio de trabajadores portuarios que aún no poseía nombre.

En ocasión de realizar una visita por la zona, el señor Gobernador de la Provincia a bordo de un buque de Cassanello, quien integraba la delegación junto al Sr. Servín; en amable conversación con el Gobernador, se le consultó sobre el nombre que se le podía asignar a este paraje, a lo que Servín en forma espontánea sugirió Alto Verde.

Don Ángel, como todos lo llamaban, amaba tanto a esta ciudad que su nombre figura en toda iniciativa que propugnara progreso; sus proyectos eran obras, actividad y preocupación por el interés general.

El 26 de Septiembre de 1911, un grupo de accionistas formaría la primer asamblea constitutiva de la “Sociedad Anónima Fábrica de Cerveza y Hielo Santa Fe”, más tarde llamada Cervecería Santa Fe. En el Directorio, Don Ángel asumió como vocal titular de la sociedad, colaborando activamente con la nueva empresa, que proveniente de San Carlos, se emplazaba en la ciudad.

La lucha de Cassanello en pos del progreso de su nuevo hogar, no culminó allí. Siempre se negó a asumir el papel de espectador. Siempre estuvo en la acción y sin desmayar; cada jornada cumplida era una prueba más de sus éxitos.

Sus méritos lo llevaron a la Presidencia de la Bolsa de Comercio, siendo reelecto por tres periodos – desde 1919 hasta 1927-. Propicia desde su cargo la fusión con el Club Comercial y deja la institución rodeada de los prestigios con los que hoy cuenta. En el año 1921 un núcleo de socios de la Bolsa de Comercio, decidió fundar la Bolsa de Cereales, como base del resurgimiento comercial de esta plaza. Don Ángel fue uno de sus más sinceros promotores, con el noble entusiasmo que ponía en toda obra de bien público.

El amor por su madre patria, lo llevó a participar activamente en la fundación del Círculo Italiano, cuya labor fundamental era la contribución al progreso social y cultural de la ciudad. Cassanello no solo fue promotor de este proyecto, sino que además participó en la primera comisión directiva cumpliendo el rol de vocal titular. Su permanente entusiasmo y aporte con la institución, lo llevó a presidirla en el año 1923.

Aun siendo un empresario exitoso, nunca pudo dejar de lado su interés por lo social. Su lucha por el desarrollo de la ciudad se vio reconocida por sus conciudadanos en el año 1914, cuando fue electo Concejal Municipal. Su actuación se destacó por la gran experiencia con la que contaba y la fuerza de sus iniciativas. Puso toda la influencia de su honradez en el desempeño de la función, y por ello fue nuevamente electo en 1926 por la lista “Progresos del Municipio”.

Los logros de Don Ángel resultan difíciles de enumerar, ya que además participó en la fundación de la Sociedad Telefónica, fue Socio Fundador del Hospital Italiano, Presidente de la Unión Industrial de Santa Fe e Intendente Interino de la Ciudad.

Este hombre de empresa, pudo hacer una fortuna sin que jamás la empañara la sombra de la incorreción. Fue el primero que juzgó necesario impulsar el progreso urbano y siempre se puso a disposición para colaborar en cualquier proyecto que aportara a esa causa. Un adelantado a sus tiempos, de admirable visión, fue el primer ciudadano santafesino en construir un edificio – emplazado actualmente en San Luis y Crespo – faro demostrativo de su clara inteligencia y su espíritu de vanguardia.

Don Ángel cumplió ampliamente con sus objetivos y recibió todo tipo de reconocimientos por ello. Pero el más importante, sin dudas, fue la distinción recibida por parte de la Corona de Italia, el 12 de Abril de 1926, donde se lo condecoraba “Caballero del Trabajo”.

Su madre patria, la que amaba infinitamente, lograba resumir en este homenaje, el hermoso ejemplo de trabajo, esfuerzo y dedicación de la múltiple actividad pública y privada de este hombre de bien.

Su labor masónica no fue menos laboriosa. Ingresado a nuestra Logia el día 16 de Junio de 1906, procedente de la Logia “Figli d’ Italia” de Buenos Aires, con el Grado de Maestro. Para 1910 le fue otorgado el Grado 18, ocupó el cargo de Primer Vigilante en el período 1918-1919. Además del trabajo interno, su aporte a la Logia fue mas allá, siendo el principal aportante para la construcción del panteón social de nuestra necrópolis.

Ángel Cassanello falleció el 13 de Octubre de 1930, dejando un sensible vació en la sociedad que lo estimaba enormemente; pero además, un gran legado del que será ejemplo eternamente; el que todo esfuerzo noble, encuentra su recompensa.